Browsing Category

Confesiones

Confesiones

¿COMPARTIR O EXPONER?

septiembre 8, 2017
exponer

¿CUÁNDO DEJAMOS DE COMPARTIR PARA PASAR A EXPONER?

Supongo que cada una tendrá una respuesta diferente, en mi caso lo tengo muy claro. En el momento que me siento incómoda con lo que comparto. En el momento en el que algunas publicaciones me hacen sentir que invado la intimidad de mis hijos. ¿Y eso es malo? No lo se, no voy a juzgarlo porque también podríamos llamarlo valentía a hablar y mostrar cualquier cosa que suceda en nuestras vidas. Todo depende del prisma con el que se mire. Solo se, que a mi, personalmente me hace sentir mal. Me da la sensación que en algunas publicaciones he pasado de compartir cosas que nos encantan, a usar la imagen de mis hijos para llegar a más.

¿Llegar a más?

¿A qué?

¿Dónde está el límite?

Instagram es un mundo muy bonito, sobretodo porque hay gente muy bonita y creo que esa es precisamente la trampa de esta red social. Sin darte cuenta has creado una comunidad donde estableces relaciones y sociabilizas con familias que tienen las mismas preocupaciones e intereses que tu. Donde el intercambio de ideas, consejos, ánimos, piropos, acompañamiento, forman parte del día a día y  en los que sino fuera por esa ventanita al exterior, a lo mejor nos pasábamos todo el día donde nuestro único interlocutor hace “gugutata”. Así que, al menos en mi caso, era una de las necesidades que satisfacía. Otra, evidentemente es el blog y compartir.

Justo antes de empezar el verano empecé a sentirme agobiada por crearme la necesidad de hablar de nuestro día a día. ¿Porqué? Porque si quieres seguir el ritmo huracanado  y que te vean, has de publicar y publicar y publicar y publicar y publicar y así todo el día. Que si en stories, que si en el perfil, que si la foto esta quedaría genial y de repente llegas a la noche, vuelves a meterte en Instagram y te das cuenta que todo son niños perfectamente reconocibles donde su vida es un escaparate, los míos incluidos. ¿Es malo? No lo se, solo se que yo sentí vértigo, mucho vértigo.

Continue Reading…

¡Sorpresa!, Confesiones

UN REGALO PARA SU MAESTRA

junio 18, 2017

No sé porque quise ser maestra. Sé que me encantaba estar con los niños. Y que cuando me preguntaban que quería ser de mayor, tenía dos respuestas. Abogada como mi madre y mamá, tenía muy claro que quería ser mamá.

Siempre se me dieron bien los niños. Y estar con ellos me hacía feliz. Cuando pasé mi rebelde adolescencia (fui muy puñetera) no me apetecía estudiar. Pero en casa la norma era muy clara, siempre decían que estudiara lo que quisiera pero que estudiara algo. Recuerdo la frase “si tú cumples con tus obligaciones, nosotros cumpliremos con tus derechos” como si fuera ayer. Así que, pensé en algo que me hiciera feliz y elegí Magisterio. Lo que yo no sabía en aquel momento es que iba a enamorarme de la Educación, que enseñar sería mi vocación y que el bienestar de los niños siempre, siempre, siempre, iba a estar entre mis prioridades.

Continue Reading…