¡Sorpresa!, Educación y desarrollo infantil

LOS GUARDIANES DE LOS CHUPETES

agosto 21, 2018

Yo llevé muchos años el chupete, así que cuando me quejaba de la adicción de L, siempre me recordaban que con 9 años bajaba a la farmacia a coger chupetes diciendo que eran para mi hermana y que ya pasaría mi madre a pagar. Hasta que un día, la farmacéutica le dijo a mi madre que tenía por pagar muchos chupetes y entonces se me acabó el chollo.

ADIÓS CHUPETE

El año pasado hice un primer intento en Navidad. Le dijimos que si dejaba el chupete, Papá Noel le podría traer la bici de mayores pero que si aún lo llevaba, se confundiría y le traería juguetes de bebé.

¿Contestación de L?

Mami, pues no pasa nada, la bici no la necesito y el chupete sí.

¿Ala, y ahora qué?

Por supuesto habíamos pasado por la cueva de los chupetes de Aupali, precioso lugar, le había enseñado fotos de niños con los dientes feos y deformados (sí, fui un poco bruta pero estaba desesperada) y el dentista le había explicado la importancia de dejar el chupete. Pero nada. Mostraba tal ansiedad y pena cuando se lo decía que al final decidí volver a esperar.

Un año después, es decir, este verano, me armé de valor y decidí que no iba a ser una decisión consensuada que sí hablada y trabajada pero absolutamente convencida íbamos a retirar el chupete. Añadiendo un poco de magia me inventé una historia y os la voy a contar como se la conté a él. Le expliqué que lo haríamos poco a poco y como la noche era muy larga, empezaríamos sacando el chupete a la hora de la siesta que era poco rato durmiendo.

Y esto lo mantuve durante 2 semanas. A las dos semanas de dormir sin chupete y no cogerlo hasta que se metía en la cama por la noche, volvimos a contar la historia de los reyes para que por fin escogiera su rey.

LOS GUARDIANES DE LOS CHUPETES

Desde hace mucho, mucho, muchísimo tiempo, existían dos Reyes. El rey de la montaña y el Rey del Mar. A estos reyes los niños y los papás los conocíamos como los ancestros de los chupetes, sus guardianes.

Cuando un niño se hace mayor, llega el momento de elegir a qué rey entregarle los chupetes. Hay que meterlos todos en un recipiente y esconderlo en la playa o en la montaña. Buscaremos un lugar perfecto para que solo el rey guardián pueda encontrarlos.

Por la tarde volveremos al escondite para ver si el Rey ya ha recogido los chupetes. Si ya están en su guardia y custodia entonces recibirán una carta del Rey con unas instrucciones.

Tendrán que pasar 5 noches y el rey de la montaña les hará un regalo por su valentía y esfuerzo.

¿Qué rey guardián quieres, el de la montaña o el mar?

chupete

L decidió qué día entregar los chupetes y por su puesto su preferencia fue la montaña, los metimos en un pote y lo escondimos en un camino en la montaña.

Mientras dormía la siesta los recogimos y le hicimos una carta con un dibujo del Rey de la montaña.

Cada mañana al despertarnos redondeábamos el número de noche superando.

DÍAS DESPÚES…

Llegó la tercera noche y para nuestra sorpresa, no solo no había pedido ni una sola vez el chupete sino que además no había mostrado ni una sola rabieta. La primera noche le costó mucho dormirse pero no lo pidió ni entró en rabieta, solo estaba inquieto y nos decía “Lo voy a conseguir mamá, voy a dormir toda la noche sin chupete” era una mezcla entre emoción y nervio. La segunda noche se despertó con mucha pena llorando y cuando le preguntamos qué le pasaba nos dijo “no se lo que me pasa pero no puedo parar” me dio mucha pena. Le duraron las lágrimas tres minutos. Nos tumbamos papá y yo en su cama con él, diciéndole que estábamos juntos que no se preocupara y se volvió a dormir súper rápido. La tercera noche fue perfecta.

El dibujo lo hizo la artista de @teia_i

chupete

chupete

Y se estaba esforzando tanto, lo estaba haciendo tan bien, que decidimos que el Rey de la montaña le podía enviar otra carta adelantando el regalo por su esfuerzo.

Cuando el cuarto día se levantó de la cama y vio la carta con el acertijo para encontrar su regalo, su sonrisa iluminaba toda la habitación.

Así que, un proceso que teníamos mucho miedo de afrontar, se convirtió en una agradable superación que vivió con muchísima ilusión pese a esos momentos de pena muy puntuales.

Se sentía tan orgulloso por las mañanas cuando veía que había sido capaz dormir sin chupete.

Siempre nos sorprenden y desde luego son muchísimo más fuertes de lo que nos pensamos. A veces son nuestras inseguridades o miedos lo que les vuelve dependientes. Y son capaces de superar cualquier cosa si confiamos en ellos.

Yo tardé muchísimo más en dejar de fumar y eso que le sacaba 25 años (jaja).

Espero que os haya gustado y que os pueda ayudar nuestra vivencia en vuestro proceso.

Últimamente se habla mucho en redes sobre la “retirada” del pañal ya que la mayoría de colegios en P3 así lo exigen, algo con lo que me declaro absolutamente en contra pues es forzar una habilidad en la que la gran mayoría encontrará su momento óptimo pasados los 3 años. Hace ya un año escribí nuestra vivencia en el post Mamá el pipí no sale. Como muchas veces comento, el pañal no se quita porque el control de esfínteres no es un aprendizaje, es una adquisición de una habilidad que el niño obtendrá cuando se den una serie de premisas a nivel de desarrollo emocional y físico motor. Os he puesto el enlace por si necesitáis más información sobre el tema. Y si eres profesional de la educación, me encantaría que le echaras un vistazo y me contaras como lo vives tu en el aula cuando te encuentras medio año cambiando ropa por escapes.

¿Qué opinais sobre esto?

Besos y babitas 😉

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Laura agosto 21, 2018 at 8:24 pm

    Chupete no usa…. Pero funcionará con la teta?? Tengo ganas de quitársela pero le gusta tanto que lo he ido posponiendo. Tiene 2 recién cumplidos.

    • Reply admirando agosto 21, 2018 at 8:38 pm

      Jaja oye pues a lo mejor sí funciona, por probar no pierdes nada 😉

  • Reply Marisol Ríos López agosto 27, 2018 at 4:17 pm

    Me encanta!
    Mi petardilla, con el chupete no hemos tenido ningún problema, enseguida lo quitamos y no lo echó de menos, pero el bibe….. hemos intentando quitárselo este verano, pero no hay manera, y me da tanta pena que pienso bueno no va a estar hasta los 18 años con el, cuando no lo quiera ya lo dirá (no se si es una excusa que me monto yo solita) pero bueno ahora que ya volvemos a estar su padre y yo solos con ella, voy a intentar este sistema, a lo mejor también sirve.

    • Reply admirando agosto 28, 2018 at 7:10 am

      Claro! Por probar! Yo pruebo un montón de cosas, hasta que doy con una que funciona! Jaja mucha suerte Marisol! 😊

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.