¡Sorpresa!, Confesiones

LA SOLITARIA MATERNIDAD DEL SIGLO XXI

mayo 9, 2018

Ser madre hoy en día no tiene nada que ver a cómo fueron madres nuestras madres.

Mi madre me tuvo muy joven con lo que mi abuela cuando yo nací rondaba los 50. Mi madre trabajaba muchísimo fuera de casa y mi abuela era la jefaza de la suya.

Que le trajeran a su nieta para cuidarla mientras mi madre luchaba como uñas y dientes para darme una buena vida no era un caso aislado en aquel momento. Madres separadas o familias donde los dos trabajaban era habitual que los hijos fueran cuidados con las abuelas, unas abuelas que en su gran mayoría eran mujeres que recién llegaban a los 50 y que se habían dedicado en su gran mayoría al cuidado de los hijos y del hogar.

Pero si no tenías abuelos cerca, siempre estaba Maria Dolores de la Encarnación, la vecina que lo sabía todo y que siempre estaba dispuesta a quedarse con el niño o la niña.

Eran otros tiempos, sin duda.

LA SOLEDAD EN LA MATERNIDAD

Ahora, tenemos a los abuelos a nuestro lado igual. Porque ellos son incondicionales, pero su disponibilidad no.

Trabajan, van tan estresados como los padres y cuando pides ayuda con los peques te sientes mal porque sabes que ellos han de renunciar a sus obligaciones para sacarte a ti de un apuro. Y sino trabajan ya están muy mayorcitos como para dejarles terremotos que les provocan mini infartos cada 30 segundos.

La vida hoy en día es un auténtico juego de malabares cuando tienes hijos.

No se nos ocurre picar al vecino para dejar a un hijo ante una urgencia. Confiar en una canguro sin referencias es misión imposible.

En algunos pueblos, como el mío, a penas hay servicios de acompañamiento, no hablo de guarderías sino ludotecas públicas donde puedas ir con tus hijos algunos días de la semana. Y los pocos que hay están tan reclamados que entrar es casi imposible.

Y si no te queda más remedio que dejar a tu peque en un parvulario, ten por seguro que vas a tener que vender el riñón y un par de dedos.

El mundo nos manda un claro mensaje. Si quieres tener hijos adelante, pero chica, tenlo claro, estás sola.

Bueno… siempre tendremos el circo de payasos y malabaristas, nuestra pequeña tribu estresada que aún con poco tiempo, lo sacarán de debajo de las piedras para ayudarnos un poquito.

¿Os pasa lo mismo?

¿También hacéis malabares?

¿Contáis con servicios de acompañamiento a la primera infancia en vuestra zona?

¡Nos vemos por Instagram!

Besos y babitas 😉

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Batmami mayo 9, 2018 at 1:14 pm

    Estoy contigo. Yo me siento sola. También renunciar a un trabajo tambalea mi economía familiar y aunque ahora ha cambiado mi situación, no esperaba encontarme así. Es decir, si hay dos sueldos también hay ayuda domestica y canguros o actividades de ocio. En fin, creo que somos unas cuantas así pero como siempre todo pasa, aunque los primeros años son durillos! Besacos

    • Reply admirando mayo 9, 2018 at 3:07 pm

      Exacto Kity! Por desgracia somos demasiadas las que nos sentimos así. Al final es lo de siempre. Esta estructura de sociedad no funciona.

  • Reply Carmen mayo 10, 2018 at 6:35 am

    Hola! Pues esto de la conciliación es otro palabro que nos han colado, (entre otros, como tiempo de calidad), que está vacío de contenido, que una coña vamos. Si trabajo a tiempo completo no puedo estar con mis hijos, y si estoy con ellos no puedo estar trabajando a tiempo completo, no por nada, sino porque no puedes desdoblarte. ¿Qué significa conciliar? Sería más bien delegar. Si papá y mamá se tienen que ir a las 7 para llegar al trabajo, por ejemplo, o se queda alguien (abuelos) con ellos mientras empieza el cole o se llevan a un aula matinal ( con el madrugón que se llevan los peques si esta es nuestra opción). Si tenemos suerte y tenemos un trabajo que termina a las 3, mientras llegas al cole/Escuela infantil, serán las 3.30-casi 4 de la tarde. Ni puedes desayunar ni comer con ellos… Me dijo una madre que criar a tus hijos y trabajar a jornada completa a la vez era a costa de tu salud y la de ellos, por lo menos cuando son más pequeños. Y creo que tenía razón.

    • Reply admirando mayo 10, 2018 at 6:44 am

      Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Añadiría una cosa, si te quedas con ellos salvas su Salud a costa de la tuya! Jajaja
      Vivimos en unas sociedad 0 empática. Si me da tiempo hoy publico la segunda parte de este post. Creo que te gustará. Un abrazo

    Leave a Reply