Psicomotricidad infantil

¿QUÉ SÓN LOS CUENTOS VIVENCIADOS?

noviembre 7, 2017
cuento vivenciado

 

Antes de empezar a hablaros sobre los cuentos vivenciados, uno de los temas que me apasiona dentro de la psicomotriocidad infantil, comentaros que la sociedad y sus roles están en constante cambio, con lo que algunas de las citas teóricas que leeréis a continuación, hay que leerlas con mente abierta y adaptarlas a nuestra sociedad actual. Por otro lado, veréis palabras que os puedan sonar fuertes, como opresor, agresión, destrucción pero que son el vocabulario técnico que se usa cuando hablamos desde una perspectiva  de análisis psicomotriz. Por supuesto, cualquier duda, reflexión, opinión que tengáis, podéis dejármela en comentarios, ya sabéis que estoy totalmente abierta al debate constructivo.

CUENTOS DE HADAS, BRUJAS Y LOBOS

Los cuentos clásicos de seres mágicos ofrecen personajes de donde extraer lo que sucede en la mente infantil, de una forma que el niño puede controlar, además de elaborar fantasías. Así como una forma de diferenciar claramente el bien del mal. La hada buena, el lobo malo.

Bettelheim (1997) decía que los cuentos ayudan a los niños a pensar que se alejarán del estadio de inferioridad que les oprime; es decir, por mucho que un niño se sienta desalentado o injustamente tratado por los adultos, los cuentos de hadas brindan la esperanza de que esa sensación de inferioridad quedará atrás para dar a paso al reconocimiento de los méritos del niño. Los cuentos de hadas permitirán al niño superar las adversidades con más confianza.

Para aclararnos, los buenos tendrán su recompensa y los malos su castigo.

Los cuentos vivenciados muestran a los niños como pueden expresar sus deseos destructivos mediante un personaje, obteniendo la satisfacción deseada mediante un segundo, identificándose con un tercero, tener una relación ideal con un cuarto, y así sucesivamente, acomodándose al que le exigieran las necesidades de aquel momento (Bettelheim, B, 1981). El cuento, aunque pueda chocar con el estado psicológico de la mente del niño, no debería de contradecir su realidad física.

Todos los cuentos refuerzan la capacidad de imaginar, por eso cuando se escucha un cuento, los niños y niñas tienden a recrearse en la imagen de ser ellos los protagonistas de la historia. Esta condición de protagonista en el cuento vivenciado se multiplica, ya que el niño integra y vivencia plenamente lo que se está explicando y es parte activa de la historia.

Estas fotos tienen 8 años y de ahí su calidad.

El lobo en el subconsciente del niño representa la figura paternal, sobretodo antiguamente cuando el rol de padre era muchas veces el de papel autoritario. La autoridad, a veces vivida con miedo. Y la satisfacción de “destruir” al lobo, de ser capaces de enfrentarse a él, les ayuda a superar esos miedos. También podemos mostrar una versión más amable del lobo permitiendo así rebajar el sentimiento de angustia.

Por otro lado, la posibilidad de convertirse en lobo, ser el agresor le permite desdramatizar el miedo que tiene por el opresor. Por ejemplo, si trasladamos esto a un juego de muñecas y nos imaginamos a una niña que está riñendo a su muñeca, igual que lo hace su madre, estaremos viendo a una niña identificándose con “la agresora” que sería la madre, asumir este rol ayuda en la aseguración profunda, interiorizando la prohibición del temible NO y ganando seguridad ante este tipo de situaciones.

El cuento vivenciado tiene una preparación previa de la clase, que crearemos en función del cuento. Los niños irán haciendo una especie de circuito mientras van siguiendo el relato. Cada cuento es diferente, así que la disposición y elección de los materiales también lo será. Además, en algunos cuentos haremos una escena concreta y en otros toda la historia. Lo que hay en común es que siempre habrá una escena donde tendrá que destruir una torre, que será la destrucción del lobo, la bruja, como por ejemplo en el cuento de Las siete cabritas y el lobo. Y muchas veces, una escena de encarcelamiento como en el cuento de Pinocho.

¿CÓMO SE HACE UNA SESIÓN DE CUENTO VIVENCIADO?

La metodologia que utilizo es la Psicomotricidad unificadora la cual recoge las diferentes bases metodológicas que han ido saliendo en los últimos años. Partiendo de Acouturier, Munaim, Serrabona, Pick i Vayer se han unificado las diferentes visiones para conseguir una práctica psicomotriz muy completa.

Os mostraré una posible manera de hacer cuento vivenciado de Hanzel y Gretel.

HANZEL Y GRETEL

Mientras el psicomotricista va explicando el cuento, los niños lo van vivenciando. Parten de la casita donde viven con sus padres que tiene dos puertas, la principal y la que lleva a las piedrecitas (pelotas pequeñas). La primera acción es pasar por un camino de círculos y coger una piedrecita (pelota pequeña) y escondérsela. Se estiraran dentro de la casa y harán ver que duermen. Al día siguiente salen acompañados del padre y se marchan por otro camino de círculos dejando una piedrecita en cada círculo. Esperan y vuelven a pasar recogiendo la pelota. El psicomotricista cierra la puerta secundaria y reparte el pan simbólicamente. Los niños duermen y cuando vuelven a encenderse las luces marchan por el camino de círculos otra vez haciendo ver que dejan caer el trozo de pan.

Como hay que esperar a que el padre vuelva, el psicomotricista, siempre dentro de la narración del cuento, propone que jueguen en el bosque (espacio con colchonetas y diferente material psicomotriz). Es un momento de juego espontáneo. Recordamos que en toda sesión psicomotricista ha de haber juego libre, sino no estaríamos brindando a los niños ese momento de descarga puslional que tanto necesitan. Los niños se van a jugar mientras el psicomotricista retira los círculos con el pan simbólico.

Se acaba el tiempo de juego espontáneo y el psicomotricista indica que han de volver a casa, pero los trozos de pan ya no están, porque se lo han comido los pajaritos.

Como se ha hecho de noche y el padre no vuelve, los niños están muy cansados y deciden dormir en el bosque, para buscar su casa al día siguiente.

Se despiertan y comienzan a dar vueltas al cilindro sostenido por el adulto. Que simula todo lo que van caminando hasta que ven la casita de chocolate y van a comérsela.

Sale la bruja (el psicomotricista se habrá puesto un sombrero o una capa) y los hace entrar en una zona cercada com espumas (momento de contención), les da de comer (toca los dedos de todos los niños para crear expectación). Cuando la bruja va a mirar si la hoguera está rota (se introduce el cilindro de espuma y le ponemos el sombrero ya que interpretará a la bruja), los niños, uno a uno, lanzan con fuerza el cilindro (momento de desahogo y pulsión). Escapan con todos los tesoros que cogen de casa de la bruja y encuentran al cisne que les ayuda a cruzar el río. El psicomotricista arrastrará (mediante una colchoneta) de uno en uno a los niños hasta estar muy cerca de la casa. Los niños entraran en la casa y el padre muy contento de volver a verlos los abrazará (momento de reencuentro y estima).

cuento vivenciado

Esta sesión en concreto es de un gran profe del que pude aprender muchísimo y es tan bonita que tenía que compartirla con vosotras.

Estas sesiones hay que hacerlas con grupos reducidos para que funcionen bien y no puedan volverse caóticas.

Cuando estaba de especialista tenía grupos de 27 niños, tanto en P3, P4, P5. No podíamos dividir grupos pero la directora, al ver lo buenas que eran estas sesiones para los niños, los días de cuento vivenciado, podía contar con una educadora de apoyo, la cual se quedaba en la misma aula con la mitad de alumnos que les tocaba escuchar el cuento, mientras sus compañeros lo vivían.

Siempre nos sorprendía como se esforzaban en esperar tranquilos para poder ser los siguientes.

Es importante que quien imparta estas sesiones sea un psicomotricista, pues podrá encontrarse con momentos de bloqueo de algunos niños, donde una intervención ajustada será muy, muy importante y beneficiosa para ayudar a ese niño a superar o rodear el miedo que proyecta de su vida real. ¿Pero en muy pocos colegios hay un especialista formado, verdad?

Así que si eres profe y me estás leyendo, te gustaría probar hacer cuento vivenciado con tus niños y necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo porque te ayudaré en lo que pueda. Al final, el que gana o pierde es el niño.

MOMENTO DE SER UN POCO PESADITA 

Una vez más, a vosotros, padres, madres, maestros y maestras os pido que hagáis una reflexión sobre la importancia de instaurar en la rutina de nuestros peques reales y buenas sesiones de psicomotricidad.

Los niños en estas edades nos cuentan sus secretos, miedos y preferencias a través del movimiento. Dejemos que se expresen para poder entendenderles y ayudarles a liberarse de tanta pulsión contenida.

Una de las cosas que tenía muy claras a la hora de escoger el colegio de mi hijo era que todos los días hicieran psicomotricidad. La educación pública que es donde yo trabajo, tiene muchas cosas buenas, pero el tema de la psicomotricidad infantil aún está muy verde.

Sí, es cierto, que no ha habido un solo centro en el que he estado y una vez expuesta esta situación, no hayan intentado darle más protagonismo. Pero se encuentran con un problema importante. En la carrera no nos preparan para ser psicomotricistas, con lo que el papel del maestro queda bastante flojo en esta materia. Teniendo en cuenta que mediante la psicomotrcidad infantil trabajas todas, absolutamente todas las áreas, las especializaciones tendrían que ser obligadas como lo son en muchísimos países que tomamos de ejemplo educativo.

Así lo sentí yo y por eso decidí especializarme y hacerme psicomotricista y terapeuta. Pues como decía antes, los niños son movimiento, no podemos quedarnos flojos y sin entrategias para educar y ayudarles en lo que es el motor de su vida en la etapa infantil.

Este cuento vivenciado solo es un ejemplo. Hay miles de historias, miles de aventuras para ser vividas.

Tú que me estás leyendo, madre, padre o profesional de la educación, si entiendes su importancia, pide un psicomotricista para tu escuela o fórmate tú. Te prometo que no te arrepentirás. 😉

Si eres mami o papi también en casa podemos hacer cuento vivenciado de una forma más sencilla y con las cosas que podemos encontrar por la casa por pura diversión.

¿Papis y mamis, os gustaría que os enseñara como hacemos los cuentos vivenciados en casa solo para divertirnos?

Os pongo enlace directo a otros post donde escribo desde la perspectiva psicomotriz.

Espero que os haya gustado.

Nos vemos por Instagram.

Besos y babitas 😉

 

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Aroa noviembre 17, 2017 at 9:10 am

    Me ha encantado! ME ha parecido super interesante y con mi niño creo que resultaría genial porque es muy movido y a veces cuando le hablamos vemos como que “desconecta” y “se pierde en sus cosas” (va a cumplir 3 añitos en diciembre o sea que es pequeñajo aun) pero creo que hacer estos cuentos en casa nos gustaría a todos y quizás sería una manera de interactuar también.

    • Reply admirando noviembre 17, 2017 at 1:17 pm

      Muchísimas gracias Aroa! Quiero haceros uno bien chulo, espero que os guste mucho y os irá genial, ya verás! 😘

    Leave a Reply