Educación y desarrollo infantil

¿PARA QUE SIRVEN LAS MANTITAS O MUÑECOS PARA DORMIR?

noviembre 11, 2015

OBJETO TRANSICIONAL

Desde el punto de vista Psicomotriz, llamamos a estos muñequitos que acompañan a nuestros niños a todas partes, al colegio, a la hora de dormir, cuando nos vamos de viaje, incluso a veces por la calle, objeto transicional. Winnicott fue el primero en hablarnos del objeto transicional como “la primera posesión No-yo”. Pero antes de adentrarnos en el objeto transicional, vamos a hablar primero de la necesidad del bebé de agarrar cosas.

Las que aún estais en época de lactancia o en biberones, es decir antes de los 6 meses, os habréis fijado que el bebé va apretando el brazo o lo que tenga a mano con el mismo ritmo que chupa. Esto continuará durante meses y lo iréis observando en distintas situaciones. Leoncito sigue haciéndolo cuando lo acuesto en su cuna y necesita que me quede un rato más dándole la mano. Es este deseo de contacto constante con la madre lo que mueve y provoca el deseo de tocar, agarrar, y conquistar el objeto deseado.

FUNCIONES DEL OBJETO TRANSICIONAL

El bebé quiere a este objeto profundamente y tiene tres funciones muy importantes:

  1. El muñeco de apego es simbólicamente la presencia de la madre y lo asegura ante este miedo a la separación de mamá, mientras permite organizar su tiempo de espera a que la madre regrese.
  2. El osito, muñeca o trapo es amado y agredido constantemente, por mordiscos, lanzado por los aires… es objeto de expresión pulsional de esos momentos de angustia que tienen nuestros pequeños.
  3. Haga lo que le haga a su muñeco no se queja, ni se enfada, no desaparece nunca y es lo que le permite superar el sentimiento de culpabilidad del que os hablaba en el post de ¿Porqué pegan y muerden los niños? Primera parte. Y cumplir su principal objetivo de dar seguridad al niño.
  4. Este muñeco no debe lavarse muy a menudo, pues una de las cosas por las que es el objeto especial es porque debido a la extensa manipulación del bebé, ya tiene un olor especial e identificativo. Evidentemente lo lavaremos cuando no quede otro remedio pero intentemos que no lo vea el niño y no utilizar jabones muy perfumados.

A los 8 meses los bebés entran en esa etapa de angustia donde ya reconocen perfectamente la diferencia en ellos, mamá y el resto de personas.

Post-objeto-transicional-2

MOMENTOS O RUTINAS TRANSICIONALES

A veces, en vez de objetos son situaciones o rutinas transicionales que se repiten en el niño para darle esa seguridad frente a la separación de la madre de la que hablábamos. Os voy a poner un ejemplo muy curioso que muchas veces he visto en amigas mías. Bebés que para dormirse o calmarse necesitan coger la tetita de mamá, o que juegan con el hueso de la clavícula, agarran la mano o juegan con un dedo de mamá o papá, se chupan el dedo…

¿Recordáis los dibujos de Charlie Brown? Es el capítulo donde el renuncia a su manita. Es muy bonito y explica muy bien que el momento para dejar el objeto transicional lo decide exclusivamente el niño, que normalmente es alrededor de los 3 o 4 años. He colgado el video en nuestra página de Facebook por si os apetece verlo.

Leoncito tiene varios objetos que le ayudan en el momento de la separación, cuando tiene que dormir. Solo los necesita por la noche. La tortuga de luz que muchas veces hemos enseñado en Instagram, un muñeco al que llamamos Tuc tuc y por supuesto el chupete. Y sigue apretando nuestros dedos cuando le cuesta dormirse o necesita mimos.

IMG_4386

Muchas mamás y papás os preocupáis porque quizá siguen llevándolo con ellos. Y buscáis estrategias educativas para intentar que lo dejen, no es necesario, de verdad (Guiño de ojo). Cada niño tiene su ritmo y a medida que vaya ganando seguridad, irá necesitándolo  menos, pero evitar o intentar convencerle que no lo necesita solo hará que el niño pase un mal momento y aumente su inseguridad. Recordad, no hay que hacerlos grandes. Los niños irán conquistando su autonomía e independencia, con su ritmo natural. 

¿Os habéis parado a observar que hacen vuestros niños para sentirse seguros?

¡No dudéis en contármelo y gracias por compartir!

Besos y babitas 😉

You Might Also Like

12 Comments

  • Reply Eva noviembre 12, 2015 at 10:15 am

    Me gusta mucho tu blog…. Leo cada post!! Pero este me ha gustado especialmente. Mi hija no es que tenga un muñeco de apego, tiene EL MUÑECO DE APEGO. Va con él a todas partes. Lo hemos perdido y recuperado en infinidad de ocasiones. Es parte de la familia. Creo que nadie de la casa podríamos ya vivir sin él. Sara tiene dos años y medio y no voy a contarte cómo está el muñeco! El pobre es un trapo malformado y remendado. Llegó a perder la cara (como yo digo, de tanto que se le quería) y se le ha puesto una nueva.
    No tengo ningún interés en que Pompón (él es el muñeco) desaparezca de nuestras vidas!! Me encantan los muñecos de apego!!
    Te sigooooo. Besos guapa!

    • Reply admirando noviembre 12, 2015 at 3:56 pm

      Muchas gracias, qué palabras tan bonitas Eva!! Tienes toda la razón, al final se acaban convirtiendo en uno más! Aunque estén sobados, rotos y sin orejas! 😉 Bss

    • Reply ana noviembre 13, 2015 at 7:52 pm

      Creo que es un grave error la moda del trapito o del muñeco de trapo que les obligamos a tener a los bebés de ahora. Les hacemos dependientes de un trozo de tela y nos les dejamos evolucionar como deben hacerlo, es absurdo. Estos niños serán miedosos, estarán cohibidos, no se enfrentarán a la vida con la seguridad necesaria para salir airosos de las situaciones ante las que se enfrenten….y todo por un trapito. Vaya tomadura de pelo y qué grave es que se juegue con la personalidad del niño y que no se den cuenta ni sus padres. Tan fácil es convencerles??

      • Reply Mirando desde tu altura noviembre 13, 2015 at 8:20 pm

        Hola Ana. Que tengas una opinión diferente está muy bien y de hecho enriquece. Dices que es una moda, pero incluso en las pinturas más antiguas puedes ver pintados niños con sus objetos transicionales. Hay miles de pruebas de ello, solo has de pasearte por un museo y fijarte bien en los retratos familiares o infantiles que se hacían. Freud ya nos hablaba de ello. Así pues, esta necesidad que aparece en algunos niños, es intrínseca, y existe en nosotros desde el principio de nuestros días.
        Me encantaría que pudiéramos seguir dialogando y nos remitieras fuentes para entender mejor tu punto de vista.

        “Encontrar, acoger, reconocer lo ausente. Esa capacidad poco común de transformar en terreno de juego el peor de los desiertos”. Michel Leiris.

        Un saludo

      • Reply EVA noviembre 14, 2015 at 12:08 am

        Hola Ana, perdona pero no puedo evitar contestar/defender… Yo nunca he obligado a mi hija a tener un muñeco de apego. Sí que intenté “obligarla” a usar el chupete y no lo conseguí. Sin embargo, fue ella quien decidió no separarse de “ese” muñeco y no de otro (y te aseguro que tiene muchos y más bonitos). Con esta actitud mi hija no solo me demuestra que tiene capacidad de decidir (y desde muy bebé) sino que además tiene una marcada personalidad y una creatividad muy rica (no veas la de historias que se monta con su muñeco). Mi experiencia y la evolución que está teniendo mi hija me restulta muy positiva y enriquecedora. Está claro que cada uno tiene su experiencia y la mayoría de las veces la suma de muchos factores, el entorno y la actitud de quienes rodean al pequeño influyen en su personalidad y en sus capacidades sociales. Por mi parte, defenderé al muñeco de apego de mi hija donde sea solo por una razón: porque mi hija decidió quererlo. Y eso refuerza su autoestima y su capacidad de tomar decisiones. Es mi opinión. Un abrazo.

  • Reply gemma noviembre 12, 2015 at 1:42 pm

    Yo tengo el caso opuesto en casa. Mi bebé (7 meses) no quiere chupete. Creeme que lo intenté con varios modelos y materiales y nada. Al final opté por ofrecerle uno de esas mantitas de las que hablas en tu post. Y nada. No se apega a ningún objeto. No es que me preocupe, sólo que a veces cuando se pone nervioso sientes mucha impotencia al no poder ofrecerle nada para calmarse. Más aún cuando estas en una situación en la que no puedes ofrecerle los brazos, por ejemplo en el coche.

    • Reply Mirando desde tu altura noviembre 13, 2015 at 7:44 am

      Hola Gemma, perdona que no te contestara ayer, pero tengo a Leoncito malito y ya sabes lo que es verdad? jeje
      No te preocupes si aún no ha encontrado “su objeto”. Esta necesidad suele aparecer sobre los 8-9 meses que es la etapa de la angustia de separación de la madre. Es cuando el empieza a darse cuenta que es un ser independiente a ti. Te darás cuenta cuando estés en plena etapa porqué el no querrá separarse y le costará irse con alguien que no seas tu o papá. Si estás acostumbrada a llevar pañuelos, un pañuelo tuyo con tu olor, quizá le ayude en estos momentos. Y si no necesita nada, ni te preocupes! Encontrará su manera de gestionar la separación.
      Un besote

  • Reply vinnie noviembre 13, 2015 at 7:17 am

    Yo tengo dos hijos (2años y medio y 9 meses) La mayor decidio que su “muñeco” de apego seria un trozo de tela de seda del que le fascinó su tacto aunque solo lo necessita para dormir (impossible dormir sin su telita)
    Sin embargo elpequeño todavia no ha encontrado su objeto de transicion. desde bien bebè le ofrezco dudús ( que mem froto para q huelan a mi) pero no les hace ni caso… lo que realmente le calma es ponerse al pecho. Se despierta varias veces de noche y solo le calma elpecho. LO hemos cambiado de habitación para que no me vea ni huela, lo hemos puesto a dormir con su padre, cambiamos teta por chupete o biberon, pero a penes lo tranquiliza un ratito. Saber que solo se calma contigu eso es muy bonito y esclavo a la vez que incompatible con mis madrugones para ir a trabajar… su padre y yo parecemos zombies..

    • Reply Mirando desde tu altura noviembre 13, 2015 at 7:49 am

      jajaja Vinnie! Es muy duro y tu eres una valiente por tener dos bebés tan pequeños. Te explico. Tu peque de 9 meses está en plena etapa de Angustia de separación. Es cuando ellos se dan cuenta que son independientes a ti. Esto les crea mucha angustia y necesitan estar más pegados a mamá. Es muy chiquito aun y como bien explicas, necesita la tetita. Para esos momentos donde tu no estés, ¿has probado de darle el objeto mientras está mamando? Muchas veces mientras succionan, aprietan lo que tengan a mano. Prueba de introducir en esos momentos una manita o el dudú.Si el identifica ese momento de paz con el muñeco, quizá más adelante le ayude cuando mami no esté.
      Un besito y ya me contarás si os ha funcionado!

  • Reply Sara noviembre 13, 2015 at 10:06 pm

    Me encanta tu post. Es curioso porque yo le compré tres muñequitos idénticos a mi peque para poder lavarlo cuando hiciera falta sin dejar de tenerlo a su lado y hace dos semanas en Ikea mi madre le compró el perrito marrón y adiós muñeco de apego. Ni lo mira. Es una pasada, porque el perrito lo ha adoptado de forma voluntaria y es verlo y se pone súper contento.
    Un abrazo!

    • Reply admirando noviembre 14, 2015 at 7:43 am

      Claro Sara! Eso demuestra que son capaces de dejarlos solitos. Que no es dependencia sino necesidad porque pueden dejarlos En cuanto se sienten seguros. 😉 Muchísimas gracias guapa por explicarnos tu historia. Esta abuela como sabe eh! 😉 un besito

  • Reply Sandra junio 9, 2016 at 8:09 am

    Me ha encantado el post. Mis hijos siempre tuvieron su muñeco de apoyo, los calmaba y se los llevaban a todas partes, más de un susto he tenido porque los perdían y se angustiaban de no tenerlos uffff qué tardes de búsqueda!!, los he cosido mil veces porque a pesar de ser ya mayorcitos siguen durmiendo con su muñeco de apego y nunca les he obligado a dejarlos, creo que son ellos los que deciden eso. Felicidades por el blog, es genial.

  • Leave a Reply