Embarazo

7 CLAVES PARA UN BUEN POSPARTO

noviembre 9, 2015

LO QUE ES

El día del parto lo maravilloso sería que no hubiese nadie más. Pero según nuestra cultura, cuando un bebé llega al mundo, la habitación del Hospital es el Corte Inglés, el primer día de rebajas.

Viene la prima, la tía Clotilde con su bola de lana, que se sienta en el sofá y te dice que está tejiendo unos patucos porqué aunque nosotros tengamos calor en pleno agosto, ellos lo pierden por los pies. Viene el tío Pablo que se queda mirando desde una esquina porque los bebés tan pequeños le dan cosita, mientras su mujer, la tía Rosita, te dice que no lo cojas tanto que lo malcrías (Faslo y refalso), en el post de 7 Leyendas urbanas del recién nacido os hablo sobre la importancia de cogerlo mucho, mucho y tener al recién nacido bien pegado a ti.

Los amigos emocionados, los que ya tienen niños más mayores y ella te mira con morriña y él busca la mirada del nuevo padre con cara de “no sabes donde te has metido”. Y los que aún no tienen niños y miran a tu bebé como algo increíble o como algo que puede contagiarse si te acercas demasiado. (Sonrisa picarona).

¿No os ha pasado que algunos amigos han desaparecido del mapa en cuanto os habéis convertido en padres?

Y luego está, ese amigo tan simpático, que con la naturalidad que le caracteriza te suelta “Ay nena, estás horrible”. Mientras tu madre, testigo de todo y defensora de su hija parturienta contesta “Qué va, si está guapísima” y entonces sí, exploto de la risa pues estoy ballenato total, con los ojos hinchados, los píes que no me caben en las zapatillas, una barriga blandengue y unos pechos que parecen dos pelotas de basquet.  Eso sí, más feliz que una perdiz. (Esto me ha pasado, sí, y aún me río cuando lo pienso).

LO QUE DEBERÍA SER

Post-post-parto2

Todas sabemos, que lo ideal cuando nace un bebé, es que la madre y el recién nacido gocen de tranquilidad, intimidad y acompañamiento por ese maravilloso compañero que es el abrazo y la contención de ambos. La adorada y a la vez, odiada lactancia, necesita un clima de paz para establecerse correctamente. Y que la madre no disponga de este primer momento de intimidad con su bebé es uno de los principales motivos por los cuales la lactancia fracasa muchas veces.

7 CLAVES PARA TENER UN BUEN POSPARTO

  • Es normal que los seres queridos quieran conocer al nuevo miembro de la familia, pero hay que organizarse, sobretodo si se trata de grandes familias como la nuestra. Hay momentos que si no sale de los visitantes respetar, toca al nuevo papá poner orden y echarlos fuera en momentos tan íntimos como las tomas del bebé.
  • El primer día debería ser sagrado. Máximo abuelos maternos, paternos y tíos.
  • A partir del segundo día, hay que poner un orden de visitas. Y no más de 3 personas en la habitación. Recordamos que hay una persona que acaba de llegar al mundo, y de repente todo es muy ruidoso, hace frío y no estoy pegado a mamá. Con lo que hemos de proteger su bienestar.
  • Una vez en casa, cuando alguien venga a visitaros, si os pregunta en que os ayuda, que no os de vergüenza decirle “Pues ponme una lavadora”, “Hazme unas tortillas por favor”, “Traete un túper de cena que no damos a basto”,  y un largo etcétera de cosas que tienes que hacer. ¡Aunque si vuestra abuela es tan maravillosa como la mía, tendréis caldo para un mes!
  • No se coge al bebé. El bebé recién nacido ha de estar en los brazos de mamá o papá. Pasar a un recién nacido de brazos en brazos, hará que sienta mucha inseguridad, además de estresarlo.
  • Los niños en edad de guardería no deberían visitar al recién nacido. Pasarán unos meses hasta que sus cuerpecitos empiecen a tener defensas y un resfriado puede convertirse en algo terrible en bebés tan pequeños. Evidentemente los hermanos son la excepción.
  • Una de las mejores cosas que hay en este mundo es hacer piel con piel con tu bebé. Consiste en ponértelo sin nada en el pecho y relajarte, mirártelo, besarlo, observar cada detalle, sentir su respiración. Si esperas, verás que intenta llegar hasta el pecho el solito. Esta técnica ayuda a establecer la lactancia y el vínculo madre-hijo. ¡Y es maravilloso!
  • Digan lo que te digan, sigue tu nuevo instinto de madre leona y tranquila, porqué ser madre se lleva en las entrañas.

¡Las madres de una y las suegras son azúcar! Porqué a ver quién es la valiente que le dice a una abuela que no puede coger a su nieto. ¡Yo no!

¿Cómo fue vuestro posparto? Espero con muchas ganas leer vuestras experiencias que seguro que ayudan y aportan.

¡Muchas gracias por compartir!

¡Nos vemos por Instagram!

Besos y babitas 😉

 

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply