Educación y desarrollo infantil

¿VÓMITOS, REGURGITACIONES O REFLUJO GASTROESOFÁGICO DEL BEBÉ? ¿COMO LAS DISTINGUIMOS? ¿CUANDO HAY QUE ACUDIR AL PEDIATRA?

junio 12, 2015

¿COMO LAS DISTINGUIMOS?

Hablamos siempre en las primeras semanas de vida que es cuando más suelen aparecer estos síntomas y a veces tan repetitivos que a los papis nos pone nerviosos.

Regurgitación

Es cuando el bebé, después de ingerir alimento vomita levemente sin esfuerzo. Son normales y no hay que acudir al pediatra.

Vómito

La explusión de alimento es forzada y más abundante. Si no son habituales, no hay que acudir al pediatra.

Reflujo gastroesofágico

Es una combinación de las dos, tan repetiitiva que los jugos de contenido gástrico que contienen PH ácido dañan las mucosas del esófago. Sí hay que acudir al pediatra.

El vómito nunca ha de ser en forma de grifo o de chorro, como si hubieran abierto una mangera. Pues si eso ocurre en las primeras semanas de vida podríamos encontrarnos antes un caso de Estenosis hipertrófica de píloro. Y entonces hay que acudir al pediatra inmediatamente.

NUESTRA VIVENCIA

Pues imaginaros, un bebé de 2,430 que es con lo que salió del hospital. La prioridad era que cogiera peso pero no paraba de regurgitar o vomitar. Echaba cada dos por tres y además notabas como estaba dolorido. Tenía mucha hambre. Y en cuanto empezaba a chupar, lo soltaba y lloraba muy histérico.

Lo llevamos al pediatra, mi pediatra de toda la vida :P. Un gran médico, Jefe de Pediatría de la TEKNON durante muchos años. Un gran hombre, sobretodo un profesional con una experiencia y una intuición médica asombrosa. Como véis estoy enamorada de mi padiatra, bueno, ahora de Leoncito. A lo que iba, le llevamos y desde el primer momento nos dice que las regurgitaciones y vómitos estan dañando el esófago de Leoncito por los ácidos del estómago. Y nos receta Urbal.

Amigos y compañeros nos comentan que es un medicamente muy fuerte, que no se lo demos y que como nos han recetado esto. Yo me empiezo a poner nerviosa. Porque todo el mundo habla de lo que me han recetado pero Leoncito sigue llorando día tras día. Además los reflujos le provocan unas otitis horribles.

Urbal es un medicamento para adultos con problemas gástricos graves, con lo que nos asustamos y le decimos que si puede pensar en otra cosa, que nos da miedo darle algo tan fuerte a Leoncito siendo tan pequeño. El ni me cuestiona, ni me intenta convencer, me da un preparado por receta que han de hacer en laboratorio que lleva Omeoprazol y otro compuesto que ahora no recuerdo.  Y me dice “Isa, yo jamás te recetaría algo que no pensara que es un bien para el, pero entiendo tu punto de vista y podemos probar con esto, pero piensa que el esófago está muy dañado. Si esto no funciona, te pido que confíes en mi”.

Así que probamos el preparado y efectivamente como el dijo, no funcionó y Leoncito se puso peor. Me rechazaba el biberon solo verlo. Pero pobrecito estaba muerto de hambre. Una gran amiga y médico me dice “Isa, es verdad que es un medicamento fuerte, pero si ya has probado otras cosas y no funcionan, haz caso a tu instinto”.

Decidimos hacer caso a nuestro adorable pediatra y…

¡TENÍA RAZÓN!

Leoncito a partir de la segunda dosis empezó a comer mejor, las regurgitaciones no dismunuyeron pues son síntomas de inmadurez gastrontinal, que provocan el reflujo gastroesofágico y a medida que pasen los meses las situación mejora. Pero ya no sufría. En casos como el nuestro que eran bastane fuertes, se le empezó a espesar la leche con una cucharita de cereal a los 3 meses. Ahí notamos muchísimo la diferencia. Y en cuanto pudimos poner más cereal, desaparecieron por completo a las pocas semanas. A los 4 meses y medio desaparecieron por completo.

Mamás y papás, si lleváis a vuestro bebé a un pediatra en el que confiais 100% hacerle caso! Por miedo a darle algo demasiado fuerte lo dejé sufrir una semana más. Pobrecito mio, cada vez que me acuerdo me salen palabortas! 😛 Cuando somos mamás, sobretodo mamás estrenadas, nos invaden inseguridades de todo tipo, pero la que más se pasea molestando por nuestra cabeza es “¿lo estaré haciendo bien?, “¿estoy haciendo lo mejor para el?”.

CONSEJITOS:

  • Colocar al bebé algo incorporado, nunca estirado del todo.
  • Ir parando con la toma.
  • Después de su toma no acostarlo antes de 15 minutos. Mantenerlo en brazos o recostado encima de cogines, pero no estirado.

¿Y vuestro bebé ha tenido regurgitaciones, vómitos o reflujo?

¿Que hicisteis vosotras/os?

Besos y babitas 😉

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply