Compras

¿PORQUÉ PORTEAR AL BEBÉ EN UNA MOCHILA?

Mayo 27, 2015

SABIA NATURALEZA

Deberíamos portear todo lo que podamos, sobre todo, durante el primer año de vida porqué el bebé recién nacido necesita estar pegado a mamá todo el tiempo posible, pues es donde se siente seguro. Hemos de tener en cuenta que ese bebé ha estado 9 meses encogido en el útero, sintiendo calor y los latidos constantes de su madre. Cuando sale al mundo tiene miedo y se siente inseguro, adaptándose a un mundo que hace mucho ruido, a identificar el olor de mamá del resto de olores, a adaptarse a tantos colores y tanta información, cuando el único sitio donde quiere estar es acurrucado con mami.

Dato curioso

Un bebé al nacer puede ver en una especie de blanco y negro, pudiendo identificar levemente el contorno. No ve colores porque no podría soportar recibir tanto estímulo de golpe. Poco a poco su visión irá mejorando.

Falsa leyenda

Cuando alguién os diga que tenéis que dejar llorar al bebé recién nacido, no hagáis caso por favor. Los bebés hasta los 4 meses aproximadamente no han hecho las conexiones neuronales suficientes como para relacionar “Si yo lloro, mami viene”, es imposible. El bebé solo llorará porque haya una real necesidad, ya sea de hambre, sueño, frío, dolor, miedo, sed, o de amor…

¿En que beneficia el porteo entonces?

  • En que puedes tener a tu bebé pegadito a ti mientras haces cosas, pues las dos manos quedarán libres.
  • En que os beneficíais los dos del contacto piel con el piel en todo momento.
  • Puedes dar el pecho al bebé mientras porteas.
  • Da calorcito corporal en invierno, que es donde se está más a gustito.
  • El recién nacido irá  muy muy relajado pues escuchará los latidos que escuchaba en el útero y además estará impregnado del olor de mamá.
  • Tu estarás muy relajada pues sentirás al bebé cerca, que es lo que más necesita una madre cuando acaba de dar a luz. El sentimiento de protección se dispara. Cuore siempre dice que yo era como una leona con su cachorrito. Como alguien hiciera algo que yo no considerara aceptable gruñía! 😛 Y llevarlo pegado a ti hace que te sientas segura.
  • Es muy práctico y cómodo no tener que ir tirando del carrito. ¡Te colocas la mochila y a la calle!

¿MOCHILA O FULAR ELÁSTICO?

Los dos son geniales, no obstante voy a contaros mi experiencia personal.

Me compré el fular elástico y lo usé 2 semanas. Al principio iba muy feliz, todo y que siempre necesitaba la ayuda de Cuore para ponerme el fular. Sola no había manera.

No me daba cuenta y cada dos por tres miraba o ponía el dedo en la naricita de Leoncito para asegurarme que respiraba. Y lo que acabó por tirar por suelo el porteo con el fular fué la noticia que salió de un niño de 10 días mal posicionado en el fular que se había asfixiado. Esa noticia hizo que metiera el fular en su caja y no quisiera volver a cogerlo más.

A ver, no es peligroso, al contrario. Colocaron mal al bebé, pero aun así yo ya no me atrevía. Le cogí miedo.

 

Fular elástico

 

¡No vale reirse de mi cara de pan! ¡Recién salido del horno!

 

Porteando fular elástico

Y entonces…

¡SE HIZO LA LUZ! ¡HOLA MANDUCA!

Me informé muchísimo, más de 1 mes buscando información sobre mochilas. Tenían que tener unos requisitos:

  • Debían ser ergonómicas
  • Llevar adaptador para recién nacido.
  • Que se adaptaran a cualquier tipo de altura (en mi caso somos el punto y la i, tal cual).
  • Que tuvieran las tres posiciones, detrás, delante y en la cadera.
  • Broche de doble seguridad.
  • Y que cuando Leoncito se durmiera se pudieran alargar para sujetar bien la cabeza.

Hay muchísimas y maravillosas mochilas de porteo: Tula, boba, Ergo, Beco…

Pero que cumpliera todos los requisitos, solo encontré una. Quizá por desconociemiento de las otras, pues ir a probar, solo pude hacerlo con la Manduca. La Manduca nos ha acompañado en excursiones, en paseos a la playa, al súper, a Ikea, por el pueblo… A Leoncito le encanta ir en ella y a mi me encanta portearlo. Lo hago de forma autónoma pues es súper sencillo ponérsela y quitársela en cualquiera de las posiciones.

Y ahí van algunas de las fotitos que me he ido haciendo a lo largo de los meses.

Borja e Isa haciendo el tonto en el súper  IMG_5537

 

Isa y Leo en el Born, porteando

Fajeda d'en Jordá. Tíos Toni y Maribel

Manduca

En Barcelona y sobretodo en la zona de Baix Llobregat, me ha costado mucho ver otros modelos, así que tener a Crianza Natural en mi mismo pueblo también me ayudó a decidirme.

El fular me costó 75 Euros y la Manduca 139 Euros. Los precios son similares en todas las marcas.

¿Vosotras porteais? ¿Que mochila os gustó más?

Besos y babitas

 

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply Lais Mayo 27, 2015 at 3:38 pm

    Yo he porteado mogollón hasta que mi espalda lo ha permitido y a Martí le ha gustado. Y siempre con foulard.
    Lo compramos en biocultura cuando estaba embarazada y nos dio muy bien resultado.
    Siempre salía con él a la calle, incluso me lo llevaba cuando salíamos con el carrito ppr si se ponía tontuno…. y fue genial.
    Lo único que a partir de los 9meses aprox y pesando lo q pesa el crío tuve que abandonar el hábito.
    la suerte es que es un crío muy andarin y, fácil, me puedo ir a comprar con él y volver a casa andando con 20meses!
    Así que realmente la época tediosa ha durado poco 😊

    • Reply Lais Mayo 27, 2015 at 3:41 pm

      Esta foto la hicimos ayer yendo a comprar, sin ir más lejos…. jajaja
      https://instagram.com/p/3KJIvblL83/

    • Reply Mirando desde tu altura Mayo 27, 2015 at 8:02 pm

      Sí, es un torete precioso. En ese aspecto, en el del peso sobretodo, con la mochila puedes alargar más. La sensación de peso disminuye mucho, al menos bajo mi percepción. A mi me gustaba el foulard, creo que es fantástico pero le cogí miedo! Y me costaba mucho ponérmelo sola! 😛

  • Reply Silvia Diciembre 26, 2015 at 3:07 pm

    Pues ves yo en este tema es una de las cosas que me desilusionó. Noah nació en junio y es supercaluroso así que hasta noviembre no hubo modo de ponerle en la mochila (también es que vivimos al lado de Benidorm y no colabora todo sea dicho). Y cuando por fin le pusimos era dos pasos y se dormía. Muy bonito, muy relajante pero empezó a cambiarme horarios, a dormir mal por la noche (que ya de por si no dormía muy bien) y yo empecé a conventirme en una zombie. Así que tuve que decidir dejarlo

    • Reply admirando Diciembre 26, 2015 at 3:56 pm

      Esto es una demostración más de que cada niño es un mundo y cada uno tiene sus gustos! 😉

    Leave a Reply