Viajar con niños

Faldones, enaguas y smart phones 

mayo 17, 2015

LA CASA DEL TATARABUELO

Visitando el pueblo de mi abuela, mi bisabuela, mi tatarabuela. Sentadas en un salón que te transporta 100 años atrás. Unas habitaciones que parecen sacadas de la telenovela “Secreto de Puente viejo” y una señora, una prima de mi abuela, que atesora imágenes, recuerdos y anécdotas como si de una guardián de la familia se tratara.


Nos enseñan una fotografía y nos dicen que es mi bisabuela, una mujer preciosa a la que llamaban “la contrahecha” de lo guapa que era y  porque iba siempre como un figurín! Ama de su casa y dice mi abuela que con una personalidad muy dulce.


Conocimos también al tatarabuelo y resulta que era Italiano! Italiano de pura cepa, así que Cuore, resulta que yo sí tengo sangre Italiana. Era ingeniero químico y se fué a Argentina a trabajar.  No se supo más.


Cuando empiezan a explicarte anécdotas, como que los niños ricos entraban por una puerta principal del colegio y los pobres entraban por otra más pequeña.

O que mi bisabuelo que era lechero, tuvo que salir corriendo y escapar de los Rojos, por dar leche a unos niños de un orfanato que cuidaban las monjas. Y mi abuela tuvo que esperar 4 años, a que acabara la guerra, para poder volver a ver a su padre. Escuchar todas estas historias, aquí, en su tierra, hace que te des cuenta que poco sabes de esa mujer a la que adoras y siempre has sentido como tu yaya pero nunca te has parado a pensar, que esa mujer lleva la historia metida en sus venas. Que ha pasado de las enaguas a los Smart phone. Y piensas, madre mía, es un tesoro. Es la mujer Historia con patas. Y a todo lo que ha tenido que adaptarse tan rápido.

Y vosotras? Sabéis la historia de vuestra familia?

Besos y babitas

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply