Embarazo

DOS RAYITAS ROSAS, CUANDO EMPEZÓ TODO

mayo 6, 2015

RESULTADO DEL TEST: 2 RAYITAS ROSAS

Llevaba poco con Cuore, muy poco en realidad, pero la vida quiso que Leoncito llegara a nosotros rapidito rapidito. Llevava una semana de retraso y Cuore me iba haciendo bromas al respecto.

Una mañana de finales de junio estaba sola en mi casa cuando decidí hacerme la prueba.

Positivo “Dos semanas de embarazo”.

Estaba sentada en la taza del váter mientras agitaba el predictor arriba y abajo pensando “Esto no va, no puede ser”. Llega a salir en el predictor “Dos bebés” y me da un colapso en aquel momento.

A los 5 minutos daba vueltas por mi habitación pensando si debía llamar primero a mi madre o al padre 😛

Siendo honestas en aquel momento necesitaba llamar a mi madre pero finalmente llamé al padre. No cogió el teléfono, genial, así puedo enfrentarme a ello más tarde. Pero no se me ocurrió otra cosa que enviarle un whatsapp con la imagen del predictor! Así, tal cual, sin anestesia.

LA PRIMERA Y LA ÚLTIMA FRASE

A los 5 minutos llamó. Y lo primero que me dijo es “Espera que me siento, que me estoy mareando”. 😛

Pero lo mejor fué su última frase ya que resume perfectamente como nos sentíamos los dos. Quizá una de las palabras no sea la adecuada en el blog pero considero que en este caso se ha de hacer una excepción y plasmar la frase tal cual fué.

“ME SIENTO ACOJONADAMENTE FELIZ”

Y así exactamente me sentía yo también, así que solté aire y empecé a relajarme.

Ambas madres nos apoyaban en todo y estaban emocionadas pese a la rapidez de los acontecimientos, así que en ese aspecto estábamos muy tranquilos.

Ese mismo medio día nos fuimos a comer juntos, pues debíamos hablar de muchas cosas. Apenas éramos dos personas que empezábamos a conocernos pero cogiditos  de la mano y con cara de tontos decidimos poner toda la carne en el asador para que esta nueva família que acababa de crearse saliera adelante.

Leoncito tiene ya 13 meses y tengo la suerte de poder decir que Cuore es mi perfecto compañero de viaje.

Dos semanas más tarde visitamos a mi ginecócola y nos hicieron una primera eco. No se veía nada, solo el saquito y sin embargo su corazón ya se escuhaba. ¡Pum, pum, pum! recuerdo los latidos como si fuera ayer, pues la sensación de sentir que no podía verlo de lo chiquito que era, pero que su corazón ya vivía no tiene palabras.

Primera Eco 3 semanas

Y bueno, respecto al loco viaje del embarazo, en el siguiente post os contaré como empezó el mío. Solo os adelantaré, que los 4 primeros meses me los pasé de la cama al sofá y del sofá a la cama. 😛

¿Y vosotras y vosotros como lo vivisteis? ¡Si os apetece compartirlo no dudéis en comentarlo!

Besos y babitas

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.