Educación y desarrollo infantil, Lactancia y Alimentación

¡LAS MAMIS TAMBIÉN SE EQUIVOCAN!

abril 14, 2015

EN CASA DE HERRERO, CUCHARA DE PALO

Ayer perdí la paciencia. Yo que tantas veces había aconsejado a papis y mamis, tantas veces que he preparado planes de acción para otras familias y voy yo y la lío! 😝

Resulta que ayer a Leoncito le da por sacar la comida de la boca, lleva unos días haciéndolo, pero ayer fue un no parar. Además como buen bebé esperaba a que lo estuvieras mirando para provocativamente mostrar su carita de “Mira mami lo que voy a hacer y se que no te gusta” y plasca, comida fuera.

IMG_4818

Primer round

Al principio aguantas, intentas no reírte por lo descarado que es. Pero cuando llevas ya medio plato empiezas a perder la paciencia. Y el “NO” cada vez es más alto. Y como no funcionaba pues lo castigo en su cunita un minuto. (Primer error y de los grandes).

  • ¿Porque es un error castigarlo en su habitación o en su cunita cuando son tan pequeños?  

Porque un castigo siempre es algo malo para ellos, un momento de displacer. Con lo cual, si queremos que su cuna, su espacio, sea un lugar donde el se quede tranquilo descansando, no debemos convertir su cuna como lugar de castigo y que la relacione con momentos desagradables para el. Se ha de buscar otro sitio.

Cuando me di cuenta, Leoncito ya estaba agarrado a los barrotes, llorando histérico. No pasa nada, jaja soy maestra desde hace muchos años pero como mami soy novata! 😜 Así que hay que rectificar. Lo cogí y de vuelta a su trona.

Primer round punto para Leoncito! 😌

Segundo round

Las primeras cucharas parecía que lo había entendido. Pero al cabo de nada, ahí va su mirada de “Que voy, que voy mami” y plasca! Otra vez comida fuera.

Y aquí es cuando cometo el segundo error.

Le grito, porque reconozco que fue un grito “NO” y lógicamente Leoncito se asusta y llora. Yo me vuelvo a morder la lengua porque otra vez, la he liado. Así que primero me disculpo por haberle gritado (y sí, cuando nosotras nos equivocamos es muy importante saber disculparse con ellos. Así es como ellos aprenderán a hacerlo contigo).

Después salgo de la cocina a respirar profundamente y tener una conversación conmigo misma “Vamos piltrafilla, que lo que no han conseguido 13 niños juntos que no lo consiga unos solo” y a poner en practica los consejos que has dado.

Segundo round para Leoncito 😜

Y así, viéndome desde el otro lado, vuelvo a entrar.

Tercer round

Empezamos otra vez. Vuelve a sacarse la comida de la boca, pero esta vez, hago ver que no lo he visto. Cojo su libro de solapas y empiezo a DISTRAERLO y entonces sí, después de varios intentos de provocación sin resultado, empieza a tragar y por fin conseguimos acabar la comida de Leoncito.

IMG_6092

Mami gana el tercer round!! Esa mami como mola se merece una ola! ;P

Cuando puse a dormir a Leoncito su siesta, me di cuenta que tenía que compartirlo con vosotros. No pasa nada que te equivoques mientras educas a tu bebé. Siempre puedes reajustarte.

Que Leoncito provoque y lleve la contraria es lo más normal y debe ser así. Eso significa que ya está en  búsqueda de la diferenciación, de crear su propia personalidad y empezar a tomar decisiones el solito. Y es el momento de las rabietas, que hablaremos en el siguiente post.

Así que, lo mejor en estas situaciones donde no queremos que se salga con la suya, es evitar el enfrentamiento y utilizar maniobra de distracción para conseguir que haga lo que nosotros queramos. Ya sea comer, ponerse los zapatos, la chaqueta o lo que sea.

Espero que os ayude si os encontráis en pleno round! 😉

Besos y babitas

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply